NUECES, HIGOS, PAN DE HIGO CON NUECES, HIGOS CHUMBOS. FRUTOS MUY SANOS


Esta entrada y otras que haré referentes a alimentación es en honor de alguien que ya no está en este mundo y el cual me enseñó a apreciar frutos que mezclándolos sin cocinarlos pueden ser muy nutritivos. ¡Va por ti papá!

1.- La Nuez

QUE SUCEDE EN TU CUERPO EN 4 HORAS AL COMER 4 NUECES

Sin duda los alimentos más simples son algunos de los mejores para la salud, las nuez es uno de los fruto que está catalogado entre los frutos secos más beneficiosos para la salud y además posee un alto contenido de vitaminas.

Las nueces benefician la salud y curan enfermedades tales como el cáncer, la diabetes, también ayuda al buen funcionamiento del corazón, la salud mental y control de peso. Entre los frutos más utilizados están las nueces de macadamia crudas y las pacanas que son los frutos secos que actúan contra cualquier enfermedad.

NUECES

El tiempo que le toma a tu cuerpo en procesar las nuez es de 4 horas, esto es lo que pasa

en las 4 horas:

-La flexibilidad que posees en los vasos sanguíneos mejora de una forma extraordinariamente y  ayuda al flujo de sangre.

– Es sorprendente como en solo 4 horas  los niveles de colesterol se vuelven algo significativo y su mejora con el efecto de la nuez.

– Las grasas saludables que contienen las nuez se dispersan en nuestro organismo con un efecto termogénico bastante eficaz ayudando a eliminar las grasa acumuladas en nuestro organismo.

Estos cambios bastantes satisfactorios que obtiene tu cuerpo al haber consumido nueces a las 4 horas posteriores, logras tener una auto protección contra enfermedades  cardiacas.

NUECES 2

Casi todas las personas saben que las grasas monoinsaturadas y polinsaturadas ayudan a la eliminación de grasa acumulada en nuestro cuerpo, por lo tanto las nuez contiene  estas grasas, si comes nueces (sin excesos) puedes eliminar esa grasa acumulada en tu cuerpo.

Las nueces son deliciosas y ricas en vitaminas, 100 % natural en la salud.

2.- El higo

Los higos son ricos en hidratos de carbono, vitaminas y minerales. En gastronomía tienen multitud de usos ya que, además de tomarlos frescos, se pueden preparar con ellos mermeladas, salsas y aperitivos. Conoce sus propiedades nutricionales, similares a las que tienen las brevas

HIGOS

Entre el final del verano y el principio del otoño tiene lugar la temporada de los higos. Nacen de la higuera, un árbol de hoja caduca que pertenece a la familia de las moráceas, aunque no son exactamente frutos sino infrutescencias, es decir, conjuntos de frutos.

De hecho, tanto las flores como los frutos de la higuera se encuentran dentro de un receptáculo carnoso de forma redondeada que se denomina sicono.

Las brevas constituyen la primera cosecha de la higuera que, en el hemisferio norte, tiene lugar entre los meses de junio y julio. Por su parte, los higos, segunda cosecha de este árbol, alcanzan su punto óptimo a finales de agosto y durante el mes de septiembre. En cambio, en el hemisferio sur, las brevas se recogen en diciembre y los higos en el mes de marzo.

No obstante, entre las diversas variedades de higueras, solo algunas producen una cosecha de higos y otra de brevas. Otras higueras, sin embargo, únicamente dan higos.

Propiedades nutricionales de higos y brevas

Los higos y las brevas tienen propiedades nutricionales muy similares, señala Julia Álvarez, coordinadora del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

La especialista explica que los higos están compuestos de agua en una proporción que oscila entre el 70 y el 80% aproximadamente, y tienen entre un 12 y un 19% de hidratos de carbono, concretamente sacarosa, fructosa y glucosa.

“Son ricos en vitaminas y minerales como la vitamina C, los beta carotenos, el potasio, el magnesio, el calcio y el fósforo, algunos de los cuales tienen ciertos efectos antioxidantes. Sin olvidar su aporte de fibra.

Higos-secos

Este alimento, además de consumirse fresco, puede tomarse seco. En tal caso, sus características nutricionales se ven modificadas considerablemente.

“Si el fruto fresco está compuesto por un 80 de agua y un 12 de azúcar, una vez seco estas proporciones varían a menos de un 20 y más de un 48%, respectivamente”, precisa la doctora Álvarez.

Los higos secos aumentan más de tres veces su contenido calórico si lo comparamos con los frescos. En este sentido, señalar que 100 gramos de higo seco contienen unas 272 kilocalorías.

Además de los cambios en el contenido de agua y azúcares, las características nutricionales de los higos se incrementan cuando están secos.

Además de los cambios en el contenido de agua y azúcares, las características nutricionales de los higos se incrementan cuando están secos.

“Se potencia el efecto del potasio (850 mg por cada 100 gramos de higo seco) y se eleva el contenido en fibra”, matiza. Asimismo, la especialista destaca que los higos secos aportan magnesio, calcio, fósforo, yodo, zinc y sodio, además de vitaminas A, C, D, E y del grupo B en cantidades variables.

Los higos secos son el ingrediente principal del tradicional turrón de pobre, un postre que se elabora rellenando los higos con distintos frutos secos como bellotas, almendras, avellanas o nueces.

Como el higo seco es un alimento muy energético, puede incluirse en multitud de platos para enriquecer calóricamente la dieta con poco volumen de alimento cuando sea necesario. Es Muy útil su incorporación en los menús de personas mayores desnutridas y de pacientes oncológicos, entre otros.

Frescos, los higos suelen tomarse como postre o para picar, aunque también dan mucho juego en la cocina. Mermeladas; tarta de higos; ensalada con mezcla de lechugas, higos y jamón; salsa de higos con cebolla caramelizada o canapés de higos con queso, son sólo algunas sugerencias para disfrutar de este producto de temporada.

“Se potencia el efecto del potasio (850 mg por cada 100 gramos de higo seco) y se eleva el contenido en fibra”, matiza. Asimismo, la especialista destaca que los higos secos aportan magnesio, calcio, fósforo, yodo, zinc y sodio, además de vitaminas A, C, D, E y del grupo B en cantidades variables.

3.- Pan de higo

Una alternativa a las barritas energéticas

PAN DE HIGO

En España tenemos la fortuna de tener una tradición árabe aún muy presente en la manera de preparar los alimentos —sobre todo en Andalucía— y especialmente conservada en los dulces; y digo que tenemos la fortuna porque los dulces de origen árabe no utilizan grasas de origen animal en su elaboración sino de origen vegetal, sobre todo frutos secos, mientras que otros dulces tradicionales de origen no árabe acostumbran a incluir manteca de cerdo.

El pan de higo es un producto típico de la provincia de Málaga (España), en especial de la localidad de Coín, y de la Región de Murcia. Se trata de una receta campesina hecha a base de higos secos, almendras, canela, clavo y matalahúva, que permitía a las familias aprovechar la abundante producción de higos de forma más duradera. Probablemente de origen árabe, se comercializa en pequeñas cestas redondas.
Esta receta tradicional y súper sencilla no es sólo una buena idea para preparar en Navidad o durante el invierno, sino que es también una alternativa muy rápida y sabrosa a las barritas energéticas, 100% saludable y cargada de nutrientes. Muy adecuado para aquéllos que habitualmente tienen un desgaste físico importante, como los deportistas.

Los higos son un alimento rico en fibra lo cual ayuda al tránsito intestinal, en minerales —especialmente magnesio, clacio y hierro— y vitaminas A, B1 y C. Contienen también muchos hidratos de carbono, esto los convierte en un alimento muy energético: 260 Kcal cada 100 gr, unos seis o siete higos. Así que si llevas una vida un poco sedentaria, mejor comerlo con moderación.

El pan de higo lo puedes incluir en tu dieta com snack, como parte del desayuno, o servir como postre acompañado de fruta fresca jugosa o deshidratada como naranja y cerezas. Acompañado con queso crudivegano tendrás un contrapunto al que nadie se resistirá.

Tiempo de preparación: 10 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 6–8 h.
Para 1 pan de higo de 1/2 kg

Ingredientes

300 gr de higos secos, los rabitos descartados y cortados en cuartos
50 gr de nueces, peladas
100 gr de almendras crudas, peladas
100 gr de almendras crudas, peladas y recién molidas
2 tazas de agua de manantial (o filtrada)
1 c. pequeña de matalahúga, recién molida
3 estrellas de anís, recién molidas
1/2 c. pequeña de canela, recién molida
1/2 c. pequeña de clavos de olor, recién molidos
1 piel de mandarina, deshidratada y recién molida

Método de preparación

Combinar el agua con los higos cortados en un bol y dejar hidratar durante 30 minutos. Pasados los 30 minutos, descartar el agua y combinar con el resto de ingredientes. Mezclar bien con una cuchara de madera o una espátula hasta obtener una masa consistente. Colocar en un molde circular de unos 20 cm de diámetro y presionar la masa para que el pan de higo quede bien prensado, si el molde es flexible o de aro desmontable será mucho más fácil desmoldar. Desmoldar con cuidado y deshidratar durante unas 6–8 horas a 40 °C.

Si quieres, también puedes comer el pan de higo al momento sin deshidratar, aunque no lo podrías guardar. La textura es más suave y el sabro es el mismo.

Para una deshidratación más rápida, puedes deshidratar el pan de higos durante 2 horas, cortar en porciones triangulares  y deshidratar 4–6 horas más. Así te aseguras que está bien deshidratado y lo podrás guardar sin que se estropee por excesiva humedad.

4.- Higo chumbo

El higo chumbo (Opuntia ficus-indica) es el fruto de la chumbera, una planta arbustiva, de la familia de las Cactáceas, que crece de forma silvestre en la Región de Murcia y en diferentes zonas templadas y cálidas del mundo.

higo chumbo

La chumbera está formada por tallos constituidos por pencas ovales y aplanadas, unidas unas con otras, pudiendo alcanzar los 4-5 metros de altura. De estos tallos parten las hojas, que desaparecen muy jóvenes, siendo sustituidas por espinas o pinchas de 4-5 mm de longitud. desprendiéndose durante el desarrollo de la penca. Ante la carencia tan temprana de las hojas sus funciones las realiza a través del tallo.

Las flores de la chumbera poseen entre 6 y 7 cm de longitud y son solitarias, de colores cálidos y vivos, entre los que destacan el amarillo, anaranjado o rojo.

Las flores dan lugar a los higos chumbos, bayas carnosas con forma de cilindro abombado en el centro, que pueden medir de 5 a 11 cm de longitud y entre 5-7 cm de diámetro, pesando de 50 a 220 gramos (esta última cifra la alcanzan en casos excepcionales). Su cáscara o piel exterior es dura, gruesa, protegiendo un interior de pulpa blanda que contiene las semillas. Una de sus características principales es la presencia de pinchas o pelusas, pequeñas y muy finas, en su piel, que se desprenden con facilidad cuando el fruto está maduro, resultando muy molestas para su recolección.

Las pencas de la chumbera muestran tonalidades con diferentes intensidades de verde, mientras que sus frutos presentan colores diferentes dependiendo de su madurez y variedad (amarillo, verdoso, anaranjado y rojizo). La carne o pulpa destaca por sus tonos amarillos o rojizos, de mayor o menor intensidad según la madurez del higo.

Cultivo

El cultivo de la chumbera se desarrolla con plenitud en climas templados o cálidos, con un nivel alto de insolación al año y escasas precipitaciones.

Generalmente crecen en suelos con poca necesidad de nutrientes, porosos, pero que muestran cierta inclinación y un drenaje acusado, ya que se trata de una especie que no soporta la acumulación de agua o humedad.

La multiplicación de la chumbera se realiza a través del esqueje, es decir, cualquier parte del tallo que se plante en condiciones óptimas para el desarrollo de esta planta puede enraizarse y crear una chumbera nueva. Por este motivo es usual encontrarla formando grupos de mayor o menor tamaño.

La fructificación de esta especie tiene lugar durante los meses estivales.

Chumbera_con_los_frutos_madurando_[Higo_chumbo]

Presencia en la Región de Murcia

En la Región de Murcia la chumbera se conoce también con el nombre de palera, así los higos chumbos se pueden denominar, dependiendo de la zona, higos de pala (incluso existe una población en el Campo de Cartagena denominada Las Palas).

La mitad sur y la vega del Segura representan las dos localizaciones con mayor número de ejemplares de esta especie. Las sierras litorales, Campo de Cartagena, Valle del Guadalentín e incluso Sierra Espuña aparecen pobladas de paleras.

Pero también se pueden encontrar ejemplares en el interior, en tierras del Altiplano o Noroeste, aunque debido a su climatología se dan en menor número.

El cultivo de esta especie siempre ha estado asociado a caseríos, donde protegía las paredes traseras de los patios de las viviendas, evitando así el asalto al interior de la casa y proporcionando fruta durante el verano.

Además de los higos de pala tradicionales, en la Región de Murcia tienen una gran tradición los “higos de retallo” que, según cuenta una leyenda, serían originarios de Totana:

Hace muchos años, una tormenta veraniega caída sobre la población de Totana el día de San Antonio (13 de junio) dio al traste con toda la cosecha de higos chumbos. Los amantes de este delicioso fruto, apenados, verían como ese mismo otoño las paleras volvieron a dar higos, disfrutándolos llegado el invierno. Desde ese día, al florecer la primavera, los totaneros eliminan sistemáticamente los higos de muchas de sus paleras para que restallen en otoño, obteniendo de esta forma cosecha en verano e invierno.

Aunque se trate de una leyenda, en diversos lugares de la geografía murciana se realiza este proceso, incluso parece que estos higos de retallo presentan mejores calidades que los veraniegos.

 

Propiedades del higo chumbo

  • Está compuesto, en su mayor parte, de agua. Por eso es un fruto que refresca en verano.
  • Apenas tiene 50 calorías por cada 100 gramos. Con moderación, se puede introducir en las dietas de control de peso.
  • Dentro de las propiedades del higo chumbo destaca su aporte de buenas cantidades de magnesio, fósforo y calcio (56 mg cada 100 gramos de fruto maduro).
  • Trazas de vitamina C.
  • Aunque popularmente se considera un producto astringente, tiene casi 4 gramos de fibra por cada 100 gramos de fruto fresco.
  • Es rico en vitaminas, sobre todo del grupo B.
  • 50 gramos de higo chumbo fresco (tres cucharadas soperas aproximadamente) cubren las necesidades diarias de vitamina B3, imprescindible para el funcionamiento de las proteínas, la división celular y una correcta actividad cerebral, neuronal y cardiovascular.
  • Su equilibrada combinación de azúcares lo hace apto en las dietas para diabéticos y en las que se requieran un especial cuidado del hígado, riñón y páncreas.

¿Sabías que…?

El higo chumbo es altamente astringente. Cuatro unidades de esta fruta eliminan cualquier proceso diarreico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@outlook.com - ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: