ENERGÍAS RENOVABLES (1) – ENERGIA SOLAR FOTOVOLTAICA


ENERGIAS RENOVABLES

Las energías renovables son aquellas energías que provienen de recursos naturales que no se agotan y a los que se puede recurrir de manera permanente. Todas ellas tienen algún que otro inconveniente, pero nada que sea importante, comparadas con los inconvenientes que tienen las que usamos en actualidad y que son tan nocivas para nuestra querida Tierra. Su impacto ambiental es nulo en la emisión de gases de efecto invernadero como el CO2 o la acumulación de residuos radioactivos.

Se consideran energías renovables la energía solar, la eólica, la geotérmica, la hidráulica y la eléctrica. También pueden incluirse en este grupo la biomasa y la energía mareomotriz.

ENERGIA SOLAR FOTOVOLTAICA

paneles-de-energia-solar

La energía solar es una energía renovable, obtenida a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética procedente del Sol. La radiación solar que alcanza la Tierra ha sido aprovechada por el ser humano desde la Antigüedad, mediante diferentes tecnologías que han ido evolucionando. En la actualidad, el calor y la luz del Sol puede aprovecharse por medio de diversos captadores como células fotovoltaicas, helióstatos o colectores térmicos, pudiendo transformarse en energía eléctrica térmica. Es una de las llamadas energías renovables o energías limpias, que podrían ayudar a resolver algunos de los problemas más urgentes que afronta la humanidad.

Las diferentes tecnologías solares se pueden clasificar en pasivas o activas según cómo capturan, convierten y distribuyen la energía solar. Las tecnologías activas incluyen el uso de paneles fotovoltaicos colectores solar térmicos para recolectar la energía. Entre las técnicas pasivas, se encuentran diferentes técnicas enmarcadas en la arquitectura bioclimática: la orientación de los edificios al Sol, la selección de materiales con una masa térmica favorable o que tengan propiedades para la dispersión de luz, así como el diseño de espacios mediante ventilación natural.

solar

Diferentes tipos  de electricidad solar:

Solar térmica

El calor de la radiación solar ha tenido numerosos usos tradicionales, por ejemplo en las salinas; sin él, tampoco sería posible la agricultura. Su utilidad para calentar agua de uso doméstico es una muy accesible oportunidad de ahorro y eficiencia.

Se puede comprobar el funcionamiento de un sencillo colector térmico, fabricando uno de modo artesanal.

El uso de colectores solares domésticos incrementa la autonomía de los usuarios y es recomendable en edificios como los Centros escolares y los polideportivos en cuyos vestuarios se usa en abundancia el agua caliente sanitaria. La energía solar térmica está presente cada vez en más tejados, de domicilios y de edificios de uso público: hoteles, hospitales, polideportivos… Otra aplicación de la energía solar térmica son las cocinas solares; su utilidad resulta evidente en lugares donde la deforestación priva de biomasa tradicional a la población. También, la pasteurización del agua de boca: los rayos infrarrojos elevarán la temperatura del agua desparasitándola.

 Solar fotovoltaica

La corriente eléctrica consiste en ordenar y dar intensidad al movimiento de unas partículas llamadas electrones. En las células fotovoltaicas de silicio cristalino, la corriente eléctrica se crea a partir de la radiación solar incidente. Las placas solares del mercado tienen potencias de entre 80 y 120 vatios/pico y producen entre 120 y 140 kWh. al año en función de las horas de radiación en el lugar concreto de instalación.

Las líneas de investigación en energía fotovoltaica tienen objetivos como: incrementar el rendimiento de las células rígidas minimizando el impacto ambiental de la purificación del silicio; conseguir células flexibles; o, mediante nanotecnología, vincular fotosíntesis y efecto fotovoltaico.

 Solar termoeléctrica

Esta tecnología aprovecha el calor de la radiación solar, captándolo mediante sistemas parabólicos o de espejos que lo concentran hasta alcanzar altísimas temperaturas, por encima de los 700ºC, que elevan la de un fluido. Éste, en un circuito cerrado de agua, genera vapor cuya presión activa el movimiento de una turbina productora de electricidad.

 Solar pasiva

El aprovechamiento pasivo de la radiación solar no es una fuente de energía renovable, pero sí es un recurso de ahorro energético y de sostenibilidad ambiental. Mediante: una orientación adecuada de los edificios; buenos aislamientos; materiales de alto coeficiente térmico y unos buenos hábitos de ventilación y regulación de temperaturas, se pueden reducir los consumos de energía en el hogar desde un 30% hasta un 60%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Comentarios recientes

Jose Antonio Chaves… en ECOALDEAS EN ESPAÑA
Jose Antonio Chaves… en ECOALDEAS EN ESPAÑA
felipe en Los mapas que demuestran que E…
Gregorio Ros en Los mapas que demuestran que E…
José en Los mapas que demuestran que E…

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: