BOSQUES COMESTIBLES EN LA CIUDAD Y COMO CREAR UNO


BOSQUES COMESTIBLES EN LA CIUDAD

bosque comestible de ciudad

“No sólo generan un espacio verde en el plano urbano, sino también se promueve la educación, se crean trabajos, se alimenta a los más necesitados y se regenera el ecosistema”

Ante el daño ambiental y el agotamiento de las tierras por las técnicas de monocultivo modernas, un movimiento busca retornar a un modelo más natural y sustentable de cultivo de alimentos, e introducirlo dentro de la misma ciudad.

Es un hecho que los métodos modernos de agricultura y producción de alimentos están dañando y contaminando el planeta. La Organización de Agricultura y Alimentos (FAO) presentó hace un año un estudio estimando que en los últimos 50 años los niveles de emisión de gases de efecto invernadero producidos por la actividad agrícola, forestal y pesquera, han aumentado al doble, pudiendo subir otro 30% para el 2015. Esto, tanto por efecto de la producción misma, como por la deforestación asociada, desgaste de suelos e incendios.

La tierra está perdiendo sus nutrientes naturales, los campos se están deteriorando y los alimentos saludables están caros y escasos. Mantener este sistema de cultivo se hace cada vez más complejo, afectando tanto al productor como al consumidor.

A raíz de este complicado escenario, aparece la permacultura como una posible solución. La permacultura es una disciplina de agricultura ecológica, la cual promueve métodos sustentables y regenerativos para cultivos y plantaciones.

A diferencia del sistema de agricultura tradicional, en permacultura, el principal objetivo es construir y generar una mayor capa vegetal en el suelo, manteniéndolo fértil de manera natural y permanente. No sólo se obtiene una cosecha para el hombre sino también se beneficia el ecosistema.

Ahora bien, a pesar de las dificultades de aplicar la permacultura en campos industriales, es posible crear estrategias paralelas a los métodos tradicionales.

“Bosques de comida” en la ciudad

Es así como varias ciudades de América, Europa y Asia han incorporado principios de permacultura en el diseño de sus parques y plazas, convirtiendo sitios eriazos en verdaderos bosques de comida. Sin importar las condiciones del terreno, sería posible transformar un “peladero” en un sistema de producción de alimentos sustentable.

Un ejemplo de este cambio se podrá apreciar en la ciudad de Seattle, EEUU, donde se ha aprobado el diseño de un bosque comestible. El más grande del país. El proyecto lleva por nombre Beacon Food Forest y se trata de la rehabilitación de 3 hectáreas de parque en el barrio de Beacon Hill.

Un bosque comestible es un agroecosistema, el cual se auto-regula y se auto-mantiene, generando un máximo de alimentos con un mínimo de mantención. El diseño de estos bosques se basa en la interrelación de varias capas, así los grandes árboles protegen del sol a los arbustos pequeños, los que a su vez atraen aves e insectos que protegen de pestes y plagas a las plantas menores, las que finalmente se encargan de entregar los nutrientes que el ecosistema necesita.

Cuando las ciudades integran estos tipos de proyectos, no sólo generan un espacio verde en el plano urbano, sino también se promueve la educación, se crean trabajos, se alimenta a los más necesitados y se regenera el ecosistema. La comunidad no solo se abastece de comida saludable sino también genera micro negocios, incentivando la economía local y estando en contacto con la naturaleza.

Ejemplos como este son relativamente fáciles de replicar. Hay varios países donde el diseño e implementación de dichos parques son financiados con recursos estatales y privados. Es de esperar que el bosque comestible de Seattle se convierta en un buen ejemplo. De hecho en San Francisco, California se aprobó hace unos meses una ley donde los dueños de sitios eriazos pagarían menos impuestos si sus terrenos son transformados en huertas.

La permacultura, los huertos urbanos y los bosques comestibles asoman como una buena alternativa a las prácticas de monocultivo actuales. El beneficio es transversal y apoya tanto a la comunidad como al medio ambiente. Se generan vínculos profundos, reales y duraderos.

Lo importante ahora es poder difundir este tipo de prácticas para luego poder implementarlas. Esperemos que más medios se sumen al movimiento y entre todos podamos construir una ciudad verdaderamente ecológica.

COMO DISEÑAR UN BOSQUE COMESTIBLE

Un bosque comestible es un ecosistema diseñado por personas para satisfacer gran parte de las necesidades humanas: alimentación, plantas medicinales, madera… al mismo tiempo  ofrece otros servicios propios de los ecosistemas: retención de carbono, hábitat para la vida silvestre, protección del suelo, retención del agua y refresco del clima local.

1

No es ir a un bosque a cultivar comida. Un bosque comestible es un “huerto” cuidadosamente diseñado que nos da abundante comida mientras mantiene los beneficios del sistema natural.

Crecen juntas muchas especies, es decir, es un sistema en policultivo. A la vez cada planta contribuye al éxito del huerto porque cumple varias funciones, es decir, es un sistema multifuncional. Esto redunda en un alto nivel de estabilidad de nutrientes, de biodiversidad, interdependencia y colaboración natural.

Normalmente, hacer un bosque comestible requiere una inversión inicial de tiempo y materiales, pero una vez que el bosque está establecido, el costo de mantenimiento y de producción de comida es muy bajo. Las labores como deshierbe, riego, adición de nutrientes, control de plagas, preparación constante del suelo y todas las cosas que requiere un huerto normal, ya no habrá que hacerlas, pues el ecosistema creado las hará por sí mismo. Este ideal se logra con un buen diseño que incluya plantas y animales que juntas provean las funciones esenciales que necesita el sistema para ahorrarnos todas esas tareas. Nuestra función será guiar la sucesión y evolución de las plantas, introduciendo o quitando ciertas plantas para minimizar la competencia y maximizar la cooperación.

Un bosque comestible dispone de todo tipo de plantas: plantas de las que aprovechamos su raíz, trepaderas, cobertura de suelo, hortalizas, arbustos, árboles de pequeño porte y de gran porte.

2

¿Cuánto tiempo se necesita para crear un bosque comestible? ¿Y para ver los primeros resultados?

Según Javier Hererro (creador del Parque Ecológico de Urobia)  depende de cada caso. No es lo mismo planear en la parcela de una vivienda unifamiliar que en un terreno de 2,5 hectáreas como el nuestro. Como trabajamos con el enfoque sistémico de la permacultura es necesario un trabajo previo de diseño en el que planificar concienzudamente las relaciones entre todos los elementos del sistema, agua, energía, vivienda (si procede), terrenos, tipo de suelo y especies, entre otros tantos. También es importante la preparación previa del suelo antes de la plantación propiamente dicha, enriqueciendo el suelo biológicamente. De la misma manera que creamos entornos adecuados para el desarrollo de los niños y jóvenes; también el bosque necesita de un entorno adecuado en el que crecer.

Estos trabajos previos en nuestro caso nos están llevando entre 1 y 2 años. En torno a los 5 años el bosque ya está comenzando a dar sus primeros frutos y en torno a los 15 años ya está maduro.

Sin embargo, desde el primer día, la plantación ya está ofreciendo beneficios porque está comenzando a absorber dióxido de carbono de la atmósfera y a fijarlo en las plantas y el suelo. Se calcula que si se plantaran bosques comestibles de forma masiva en todo el planeta, se podrían reducir las concentraciones de los gases de efecto invernadero a niveles anteriores a los de la revolución industrial, además de producir una ingente cantidad de bienes a través de una producción económica que recicla residuos, produce alimentos y otros recursos localmente de forma saludable y fomentando la biodiversidad.

El trabajo comienza con la regeneración del suelo como en el caso de los parades en crestall. Se siegan las hierbas desde la base, se recomienda retirar los trozos más leñosos que se trocearán para colocarlos en la superficie más adelante. Algunos manuales aconsejan desapelmazar el suelo si este está muy duro o encostrado aunque siempre sin voltear el suelo.

Por tanto, se superponen diversas capas de materia orgánica. En primer lugar cartones o periódicos que eviten la germinación de semillas que hubiera en el suelo, se aconseja dejar en remojo los cartones sobre todo si son muy gruesos para acelerar su descomposición. Seguidamente se depositan  3  cm  de compost o estiércol descompuesto,  otros 3 centímetros de materia semi seca  y sobre este 2 cm de espesor de hierba seca u hojarasca.

3

Seguidamente se pueden cultivar especies herbáceas de rápido crecimiento (cobertura de suelo): trébol, altramuz, guisantes… así como “acumuladores dinámicos” especies que captan minerales del subsuelo y que los hacen aflorar cerca de la superficie: consuelda, ortiga, diente de león, así como algunas plantas medicinales y aromáticas: valeriana, borraja, menta.

El crecimiento de estas plantas y las hierbas adventicias se deberá controlar, segándolas de vez en cuando y esparciéndolas sobre el suelo en formación.

Tras este paso opcional se procede a la selección de plantas. El diseño se basa en los niveles anteriormente descritos: árboles, arbustos, trepaderas y hortalizas. Se sigue este orden para situarlos, pero hay que considerar que empezaran a producir en orden inverso, lo cual equivale a que los primeros años las hortalizas ocuparan la mayoría de espacios, después empezaran a desarrollarse los arbustos y finalmente los árboles cubrirán gran parte del espacio, excepto las zonas que nosotros delimitemos.

Un bosque comestible está diseñado para evolucionar con el tiempo: las plantas que predominan al principio pueden dejar paso a otras que ocuparán su lugar.

David Jacke, co-autor de Edible Forest Gardens: Ecological Vision and Theory for Temperate Climate Permaculture. Mantiene que el estadio en mitad de la sucesión ecológica es el que ofrece la mayor diversidad de especies debido al mosaico de texturas y por el hecho de que hay suficientes parches en el dosel de las copas de los árboles más altos por donde penetra suficiente luz para el desarrollo de los estratos más bajos. Esto es especialmente importante en latitudes medias donde poca energía lumínica alcanza el suelo.

4

Las plantas seleccionadas se pueden agrupar dependiendo la cantidad de nutrientes que requieran. Según Martin Crawford se pueden establecer cuatro grupos: Herbáceas pioneras que crecen en zonas muy luminosas, arbustos tipo zarzamora o grosella, árboles frutales y hortalizas anuales.

5

Para el estrato arbóreo tendremos que tomar las siguientes consideraciones:

Es recomendable realizar el diseño en papel antes de intervenir. Si se han plantado varios individuos demasiado cerca siempre pueden retirarse algunos. Cada árbol de gran porte puede requerir entre 20-40 m2. No obstante, el solapamiento entre diferentes copas es aconsejable en algunas situaciones: Especies fijadoras del nitrógeno como el Aliso napolitano pueden proteger a árboles frutales menores de los vientos del norte.

6

La correcta combinación de especies caducifolias con perennifolias es muy importante ya que aparte de producir hojarasca y aportar nitrógeno en el caso de las que lo fijen como en el caso de las leguminosas, durante el otoño-invierno tendremos parches soleados extras donde podremos plantar hortalizas de temporada si fuera oportuno.

Injertos. Este es uno de los puntos más importantes para nosotros, porque se ahorra espacio y se diversifica producción fácilmente. Lo ideal es un árbol con dos o tres ramas de diferentes variedades, que den fruta escalonadamente en el tiempo. Esto en algunos árboles no es posible.

ejemplos de bosques comestibles en clima mediterráneo (California).

Davis Bynum Winery, Healdsburg, California

El diseño se realizó durante el Invierno de 1999 – 2000 y se compone de varios sistemas agroforestales, incluyendo los bosques de los alimentos, todos los plantados en los márgenes los canales de drenaje.

7
Asociaciones de: Tagasaste (Chamaecytisus palmensis fam fabaceae, leguminosa), mora y melocotón; cítricos, frambuesa, feijoa, y manzana y árbol de las pasas, menta, cebolletas y cebollinos; consuelda, las azucenas amarillas, menta y fresa.

 

8

Manzano y árbol de las pasas con violetas, menta, cebolletas o cebollinos, caléndula y un dosel de roble vivo de costa.

 

9

Espino amarillo con piña, feijoa, uvas, taro (Colocasia esculenta), lirios, alcachofas, consuelda y fresas.

 

10

Sauce, morera, higuera, níspero, Tagasaste (Chamaecytisus palmensis fam fabaceae, leguminosa) con avellana, parra, frambuesa, llantén o plántago, menta y fresas.

 

El criterio principal de diseño de Hampton es la diversidad. Las siete capas o estratos de los bosques están representados aquí y numerosos estanques salpican el paisaje, muchos en el fondo de los surcos. Los árboles pioneros como el sauce, tagasaste, algarrobo negro y se han plantado para enriquecer el suelo y proporcionan sombra, mientras que el suelo está cubierto de múltiples herbáceas multifuncionales como la achicoria, el diente de león, llantén (Plantago lanceolata), la valeriana, la milenrama, y los tréboles numerosas.

El bosque se encuentra sobre un suelo arcilloso producto de la alteración de esquistos. El propietario se asombra por el rápido crecimiento de los árboles y de la formación de suelo sobre la roca de esquisto. El bosque incluye variedades de sauces, Tagasaste (Chamaecytisus palmensis fam fabaceae, leguminosa), aguacates, diversos cítricos, árbol de las pasas (Hovenia dulcis), nísperos, serval (Sorbus sp), olivo, papaya, Aronia sp (fam rosaceae), Gumi (Elaeagnus multiflora), lúpulo, feijoa (Acca sellowiana), espino amarillo (Hippophae rhamnoides), El aguaymanto o uchuva, (Physalis peruviana L.), planta cameleón (Houttuynia cameleon), tupinambo (Helianthus tuberosus), taro (Colocasia esculenta) y yuca (Polymnia edulis).

 

 

11

Sauce, higuera, morera sobre feijoa. Cítricos sobre tuponambo, frambuesa, fresas, llantén o plántago y violetas.

 

 

12

Melocotonero sobre feijoa, y parra sobre dalilas, lavandas y consueldas.

Chadwick Garden, University of California, Santa Cruz, California

 

Manual Bosque Comestible

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@outlook.com - ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: