PLANTAS BIO-INDICADORAS


Introducción:

La flora arvense, o malas hierbas como algunos las llaman, son un conjunto de plantas de distintas especies que se desarrollan en un lugar determinado, condicionado por la geomorfología, la edafología y el clima principalmente. Dentro de ésta población arvense, las plantas que se observan en mayor cantidad y con mayor vigor son seguramente las más adaptadas a las características de ese lugar, resultando ser unas plantas que indican características de ese biotopo en concreto.

Cualquiera que haga pan, sabe que las levaduras necesitan un rango de temperaturas para actuar adecuadamente, o a quien guste la jardinería, conoce como cambia el color de la flor de la hortensia cuando está plantada en suelo ácido o básico. Ambos ejemplos, y los que os podáis imaginar, muestran que todos los seres vivos son indicadores de ciertos parámetros. Así pues, dependiendo del parámetro que busquemos, nos será más beneficioso un organismo u otro, ya que no todos son igualmente sensibles.

1

Campo yermo colonizado por Diplotaxis erucoides en Sant Boi (Parc Agrari Baix Llobregat).

 

Los organismos vivos (animales, plantas, hongos, etc.) que viven en un lugar determinado son las especies más adaptadas a las características de ese lugar, por este motivo todas esas especies resultan ser indicadoras de dichas características. Hay que tener en cuenta también, que debido a las características de cada especie, hay algunas que resultan más interesantes como bio-indicador que otras, debido a su  especificidad.

¿Por qué usar las plantas como especie bio-indicadora?  Los animales son buenos indicadores, pero al poseer la capacidad del movimiento resulta difícil cuantificarlos. En el caso de los hongos, bacterias y otros microorganismos, resulta difícil contarlos en campo debido a su tamaño microscópico. Finalmente, es en el reino vegetal, donde se encuentran ejemplares sencillos de cuantificar, las plantas ruderales o la flora arvense. De ahí la importancia de reconocer las hierbas de nuestro entorno y de comprender la información que nos aportan como una herramienta indispensable y complementaria para el diagnóstico de suelos, para entender por qué predomina una u otra especie en nuestro cultivo.

Bien, partimos de la idea en que, de forma general, la agricultura se basa en cultivar plantas ya adaptadas al entorno. Aunque si se modifican las características del lugar se puede hacer maíz en una zona árida gracias al riego, o se pueden cosechar frutas tropicales en España gracias a invernaderos. Claro está que cuanto menos alteremos el entorno y cultivemos plantas más adaptadas a éste, más sencillo resultará el trabajo para el agricultor.

Así pues, las malas hierbas o flora arvense se pueden considerar como bio-indicadoras del estado de salud de un suelo ya que crecen en el entorno más adaptado a ellas, sin ayuda antrópica, más bien todo lo contrario, se desarrollan a pesar del rechazo del agricultor. Hay que enfatizar que una sola hierba no indica nada, sino que es una población de esa hierba lo que resulta ser bio-indicador, cuando presenta un elevado número de individuos.

Por un lado, conocer esta flora endémica enriquece el patrimonio rural y natural de un lugar, y por otro lado, nos aportan buena información para el diagnóstico del suelo. Recuerdo que un amigo de Navarra me decía: «Campo con ebrus y mendas, no lo vendas», refiriéndose a que un campo con la presencia de Sambucus ebulus y Menthalongifolia, es muy bueno para sembrar.

Plantas bio-indicadoras en diversos cultivos

 

Las plantas bio-indicadoras que se desarrollan en un lugar determinado nos muestran distintas características del suelo que tenemos. Para conocer porque son importantes las mal nombradas “malas hierbas” o flora arvense, consultar el artículo Introducción a las Plantas bio-indicadoras.

En Cataluña se llevó a cabo en el año 2006 un estudio documental acerca de las principales poblaciones de flora arvense que se desarrollan en los diversos cultivos: frutales de regadío y secano, en avellanos, en olivar, en cítricos, en viñedo, en cultivos herbáceos extensivos (de secano y regadío), en cultivos herbáceos intensivos, etc. Esta interesante documentación, Manual dels hàbitats a Catalunya, vol. VIII. 8; Terres agrícoles i àrees antròpiques, del departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimento, realizado por Carreras, Masalles, Ninot y Vigo (2006), es consultable en formato pdf en esta pagina que está en catalán.

En base a esta documentación podemos poseer una aproximación a la flora arvense en cada cultivo, aun así, como estas también dependen del tipo de suelo y las prácticas culturales que se hallan desarrollado, resulta imprescindible conocer las hierbas que crecen de manera más habitual en nuestra parcela.

Para facilitar al lector la comprensión de los datos sobre la diversidad de la flora arvense que se puede encontrar en diversos cultivos, se resumen en el siguiente cuadro las hierbas que se desarrollan más habitualmente en los cultivos. Tener en cuenta que estas plantas han sido identificadas en Cataluña, una región que dispone de un clima mediterráneo, motivo por el cual en regiones con climas distintos se encontrarán otras especies de flora.

2

Cuadro resumen de la flora arvense más habitual en distintos cultivos, en clima mediterráneo. Entre paréntesis los nombres populares en catalán. Adaptación por Culturaedafica.
Fuente: Manual dels hàbitats a Catalunya, vol. VIII. 8: Terres agrícoles i àrees antròpiques.

 

Una vez conocemos la flora arvense mayoritaria en nuestro campo conviene saber que significa. Gérard Ducerf, botánico francés y miembro de Promonature en Francia, hizo una gran aportación sobre el diagnóstico de suelos a partir de la flora arvense en su libro de varios tomos L’encyclopédie des plantes bio-indicatrices: Guide de diagnostic des sols (2010). En base al minucioso estudio de Ducerf podemos conocer las características indicadoras de multitud de las hierbas que crecen en nuestros cultivos.

Seguidamente os muestro una tabla de las principales “malas hierbas” que se presentan en los cultivos en Cataluña, según el Manual antes mencionado, y las características bio-indicadoras de cada una, es decir, el significado que nos muestra cada hierba, según el diagnóstico de Ducerf.

3

Características indicadoras de diversa flora arvense. Entre parántesis los nombres populares en catalán. Adaptación por Culturaedafica.
Las imágenes proceden de Flora catalana.net, a excepción de Chrysanthemum segetum extraída de visoflora.com, y Fallopia convolvulus y Anchusa azurea extraídas de Wikipedia.
Fuente: L’encyclopédie des plantes bio-indicatrices: Guide de diagnostic des sols, Gérard Ducerf.
Seleccionar la tabla para hacerla de tamaño más visible. En la tabla, el color de los fondos se vincula a:
Fondo verde: Bio-indicador adecuado, suelo en estado de equilibrio.
Fondo anaranjado: Equilibrio poco apropiado, cambiando las prácticas culturales se puede volver el suelo adecuado.
Fondo rojizo: Graves desequilibrios en el suelo. Peligro próximo de no retorno al equilibrio.

Fuente: agrologia.wordpress.com

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Culturaedafica
    Feb 10, 2016 @ 18:12:17

    Hola ecoagroconstrucción. Me alaga ver un artículo íntegro en tu web, veo que te ha sido interesante y me alegro. No es demasiado profunda la información que aparece en la red, por eso aprovecho para agradecerte la difusión de esta información. Un saludo!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@outlook.com - ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: