ECOLOGÍA, PERMACULTURA, BIOCONSTRUCCIÓN


Tras cuatro años de hacer camino con esta página    nos dimos cuenta de que nos faltaba algo y no era otra cosa que hacer algo lo más parecido a una carta de presentación. Aunque algo tarde nos pareció que ya iba siendo hora.

Estos tres pilares son en los que está basado y trata este blog y de los que en ningún momento nos hemos ocupado de definir, dando por sentado que no era necesaria ninguna presentación.

Puesto que mucha gente puede tener una idea errónea (esperamos que no) sobre estas tres disciplinas, vamos a explicarlas si extendernos, porque creemos que lo importante es la idea principal con la que la gente se identifica.

Somos de la opinión que sin saberlo podemos ser ecólogistas, permacultores o bioconstructores simplemente por el hecho de  practicarlas respetando los estándares en los que se fundamentan. Y podemos asegurar que lo gratificante de todo esto es practicarlas, vivirlas, sentirlas, en definitiva mancharse las manos y experimentarlas con todos los sentidos.

¿Qué es la Ecología?

Rama de la biología que estudia la relación de los seres vivos con el medio que habitan y cómo influye éste en su distribución, abundancia, biodiversidad, comportamiento, las interacciones entre diferentes especies y las modificaciones que pueden ocasionar en el medio. Su nivel de estudio es a nivel de poblaciones, comunidades, ecosistemas y la biosfera en general.

Suele confundirse con lo que se viene a llamar movimiento ecologista que es más una filosofía de vida que una ciencia. Esta continua confusión presente en los medios y en el lenguaje cotidiano genera algunos problemas a la hora de la comunicación científica y por este motivo es muy importante tener claro qué es la ecología, y qué estudia la ecología pues es una ciencia como tal y no involucra ideología sino que se sustenta en el método científico.

El origen etimológico de esta rama de la biología es del griego oikos que significa hogar y el primer investigador en darle este nombre fue Haeckel en 1869. Algunos eminentes ecólogos han sido Ramón Margalef el más importante ecólogo español y Eugene P. Odum considerado el padre de la ecología moderna.

Como decíamos la ecología estudia la relación de los seres vivos con el medio físico que habitan y las propias interacciones entre las diversas especies. Dentro del medio que habita una especie se distinguen los factores abióticos o físicos como pueden ser la humedad, temperatura, iluminación solar y los factores biológicos que son la relación con otras especies que habitan el mismo medio.

La ecología se está revelando como una ciencia fundamental para intentar predecir los cambios que se están dando en los ecosistemas como respuesta a las alteraciones humanas y por tanto conocer qué estudia la ecología y qué es, es muy importante para divulgar la importancia de esta ciencia y de sus conclusiones.

¿Qué es la Permacultura?

“Permacultura (Agricultura Permanente) es el diseño consciente y mantenimiento de ecosistemas agrícolas productivos, los cuales tienen la diversidad, estabilidad y resistencia de los ecosistemas naturales. Es la integración armónica del paisaje y la gente produciendo comida, energía, cobijo y otras necesidades y no materiales de una manera sostenible”

(Bill Mollison 1988, Permaculture A Designers’ Manual)

La Permacultura abarca muchas cosas. A menudo se la ha encasillado como una corriente de Agricultura Ecológica, pero va mucho más allá que eso, ya que no sólo busca una manera diferente de hacer agricultura, sino que también busca maneras y respuestas para que nuestras vidas sobre este planeta sean más sostenibles, englobando por tanto aspectos como la Economía, la Bioconstrucción, las Energías renovables, el tratamiento natural de las aguas, las relaciones sociales o el desarrollo comunitario. Hay palabras que pueden asociarse bien a ella, la Permacultura es Sostenibilidad, hay gente que dice que es una filosofía de vida e incluso es proclamada como una revolución; es el cuidado de la tierra y puede ser incluso una forma de vivir y hasta una forma de sentir.

El Diseño de PermaCultura es el conjunto de conocimientos, filosofías y técnicas conocidas (milenarias y hasta muy modernas), para llegar a construir una Cultura Permanente. La Permacultura como sistema de Diseño de cara al desarrollo sostenible de nuestro planeta, fue por primera vez propuesta en los años setenta por Bill Mollison y David Holmgrem en Australia, como resultado de sus investigaciones y la combinación de técnicas tradicionales y nuevas alternativas del uso de los recursos naturales. La Permacultura es un sistema holístico que trata de restaurar el daño causado a los sistemas naturales al mismo tiempo que gestionar los recursos de manera sostenible para beneficio mutuo de la especie humana y la naturaleza. Trata de trabajar con la naturaleza, no en contra de ella.

No existen recetas estándar para hacer Permacultura, pero sí existen unos principios de diseño y una ética sencilla que es la base sobre la cual todo se asienta. Esta ética es cuidar la tierra, cuidar la gente y compartir los recursos.

El cuidado de la tierra significa cuidar las cosas vivientes y no vivientes: suelos, especies y sus variedades, atmósfera, bosques, microhábitats, animales y agua, lo cual implica la realización de actividades inofensivas y rehabilitadoras, la conservación activa y el uso ético de los recursos. Todas las acciones tienen que garantizar que los ecosistemas queden sustancialmente intactos y capaces de funcionar saludablemente.

Con el cuidado de la gente se estimula la ayuda mutua entre las personas y las comunidades, tomando en cuenta las necesidades básicas de alimento, abrigo, educación, empleo satisfactorio y contacto humano. Si podemos proveer nuestras necesidades básicas no necesitamos hacer prácticas destructivas a gran escala contra la tierra.

Compartir los recursos es la contribución del tiempo y energía para lograr los objetivos enfocados al cuidado de la tierra y de la gente. Después de haber cuidado nuestras necesidades básicas y diseñado nuestros sistemas lo más hábilmente posible, podemos extender nuestra influencia y energías en ayudar a otros a lograr este enfoque.

Los principios, incluyen actitudes tales como: Trabajar con la naturaleza, no en contra; el problema es la solución; mínimo cambio para el máximo efecto, todo afecta a todo y el rendimiento de un sistema es teóricamente ilimitado. Existen también unos principios de diseño.

Está claro que todo el mundo puede hacer Permacultura, se puede aplicar tanto en el campo como en la ciudad, en una gran finca o en un pequeño huerto, e incluso viviendo en un pequeño apartamento en la ciudad. Lo importante es empezar a tomar nuestras propias responsabilidades para encontrar soluciones creativas.

¿Qué es la Bioconstrucción?

La biología de la construcción (bioconstrucción) estudia las relaciones integrales del ser humano con su entorno edificado.

La Bioconstrucción define un modo de vida y de relación con el medio para aproximarse a la sostenibilidad. Se materializa con la utilización de materiales naturales y técnicas constructivas tradicionales con el objetivo de generar un menor impacto medioambiental y un hábitat más sano para sus moradores.

Esta forma de construir hábitats, englobada dentro de la Permacultura, se desarrolla desde lo local. Donde se genera el contacto entre los habitantes y de estos con las materias primas y con un entorno concreto. Surge de iniciativas individuales enfocadas hacia unas tecnologías apropiadas, aptas de ser manejadas por los propios individuos.

Realizar una vivienda con criterios bioconstructivos no es nada descabellado, hace sólo unas décadas la mayor parte de las construcciones se realizaban mediante la observación de la naturaleza y el conocimiento popular. Todavía hoy en día en muchas partes del mundo, la base material de las construcciones son la tierra, piedra, madera, fibras naturales…

El uso de materiales de construcción saludables es fundamental para obtener un hábitat más sano.

En Bioconstrucción se tienen en cuenta cosas como la “energía vital” de los materiales con los que construimos, los cuales nos aportan o nos restan energía. Se estudian los campos electromagnéticos que nos rodean o se alteran, por ejemplo, al introducir grandes cantidades de acero en las viviendas.

Se establece una relación cercana con los materiales, que tienden a ser del entorno próximo a la obra, utilizando así los recursos propios de la zona. Son materiales de escaso procesado, bajo costo energético de fabricación y no tóxicos ni en su procesado, ni en su vida útil.  Su degradación tiende a no generar residuos, por sus características físicas o por su capacidad de reciclado o reutilización. Están orientados a minimizar el impacto medioambiental o incluso a generar un impacto positivo.

En la actualidad la Bioconstrucción se encuentra bastante excluida del modo habitual de crecimiento de las ciudades, aunque empiezan a aparecer alternativas. Tiene más cabida en el ámbito rural, de manera individual o al ser impulsado por grupos de personas atraídas por el tipo de vida que ésta te proporciona. La podemos encontrar integrada en diferentes formatos como podrían ser las eco aldeas, las cooperativas de viviendas o los proyectos individuales.