WALIPINI Y PANQAR HUYU. INVERNADERO SUBTERRÁNEO PARA CULTIVAR ALIMENTOS AGROECOLÓGICOS TODO EL AÑO


Las ancestrales culturas nos transmiten conceptos clave para nuestra supervivencia que no pasan de moda. Es el caso de las bondades de los subsuelos que mantienen una temperatura constante todo el año, en general de 15º C aproximadamente.

Es por eso que los bolivianos, reyes de las huertas, empezaron a implementar los walipinis, invernaderos bajo tierra claves en zonas con fríos extremos, en donde se puede cultivar alimentos todo el año.

Walipini significa literalmente está bien en Aymará, uno de los idiomas locales de Bolivia y es un sistema que logró asentarse como una alternativa económica que genera muy poco impacto ambiental.

 

CONSTRUIR UN INVERNADERO SUBTERRÁNEO SIGNIFICA PODER CULTIVAR ALIMENTOS DURANTE TODO EL AÑO, SEA CUAL SEA EL CLIMA, CREANDO RESILIENCIA Y UN FLUJO DE INGRESOS MÁS CONSTANTE.

Existe una creciente necesidad de alimentos seguros, saludables y naturales, y lo que parece ser una cantidad decreciente de espacio para cultivar alimentos orgánicos saludables en suelos ricos en nutrientes. Los productores siempre están buscando métodos que ahorren energía, reduzcan la contaminación, produzcan más cultivos de mejor calidad y desean algo que sea asequible. Los invernaderos subterráneos son el método preferido para los agricultores conscientes del medio ambiente.

Los invernaderos subterráneos se pueden construir dentro de una amplia variedad de condiciones geográficas y climáticas, y debido a que el suelo es más cálido en invierno y más frío en verano, está creando un microclima mucho más estable que el cultivo en el exterior. Por lo general, el diseño se construye 1 a 1.5 metros bajo tierra, y la configuración permite la recolección y el almacenamiento de la radiación solar durante el día. El crecimiento se puede lograr durante todo el año, independientemente de las condiciones climáticas, razón por la cual los invernaderos subterráneos se denominan Walipini , que significa “lugar de calor”.

CÓMO FUNCIONA UN WALIPINI Y CÓMO CONSTRUIR UNO

Como se ve en esta infografía, su diseño de invernadero subterráneo se reviste con bolsas de tierra y revocan con arcilla. Así se logra un estado de calidez en invierno y frescor en verano, sin usar más fuente de energía que la del subsuelo. Es prácticamente la misma técnica que utiliza en sus Earhtship (Nave Tierra) el arquitecto Michael Reynolds.

Con el uso de walipinis se evita el consumo de combustibles derivados de fósiles, práctica muy común en lugares desérticos en donde se intenta mantener un microclima de manera artificial en sus huertas.

El techo que sella el hoyo también tiene que estar cubierto por dos capas de plástico, una arriba y otra bajo el techo. Cuando los rayos de sol penetren se creará un ambiente cálido, propicio para el crecimiento de las plantas. Las paredes subterráneas ayudan a conservar la humedad y el calor. La anchura y longitud del hoyo rectangular pueden ser variadas; lo importantes es que exista suficiente espacio para cada cultivo.

Es una construcción intrigante que combina los principios de calor solar pasivo con un edificio protegido por la tierra.  ¿Pero cómo hacer uno? El Instituto Benson de agricultura sostenible sin fines de lucro en Estados Unidos creó un manual que indica cómo funciona un Walipini, y cómo construirlo.

Videos:

VENTAJAS DE LOS INVERNADEROS SUBTERRÁNEOS

La temperatura se mantiene constante y alta durante los inviernos. Durante los veranos la temperatura se mantiene fresca y la humedad es mucho más alta. El coste de construcción  es bajo y la producción es alta. No consumen energía eléctrica, su uso es funcional sea el clima que sea del lugar.

Archivos para su construcción:

Manual de Construcción y manejo del Walipini y Panqar huyu

Guia para la construcción de Walipines

Fuentes: 

https://elhorticultor.org/https://www.dondereciclo.org.ar/, https://www.dondereciclo.org.ar/