Los mapas que demuestran que España está cometiendo un “suicidio hídrico”


En Europa, parece bastante claro que los países de la cuenca mediterránea nos llevaremos la peor parte en los efectos del cambio climático, sobre todo en lo que respecta a nuestro recurso más valioso y escaso: el agua. Deberíamos prepararnos para lo que viene, asumiendo una situación en la que el agua será cada vez más escasa, pero en España hemos decidido ir a contracorriente.

Estos dos mapas, presentados en diciembre por el Joint Research Centre de la Comisión Europea en una conferencia sobre el futuro de la Política Agraria Común, son una muestra cruda y obvia de que estamos hipotecando nuestro futuro. El sur y este de España destaca como una señal de emergencia en el mapa de la evolución del índice de explotación del agua, un indicador que estima cuánta agua se usa en relación a lo que hay disponible. En ninguna región de Europa están usando de forma menos inteligente sus recursos hídricos.

Si ya estamos sobreexplotando el agua, resulta evidente que será imposible adaptarnos a los efectos del cambio climático. En el segundo mapa, con un escenario de incremento de la temperatura de 2 grados, la situación es muy grave para la cuenca mediterránea y prácticamente para todas las zonas de nuestro país.

Ante una situación de escasez creciente, nuestro mayor seguro son ríos, humedales y acuíferos en buen estado. Para conseguirlo no sirven sólo soluciones tecnológicas. Además de hacer un uso más racional y eficiente de los recursos hídricos, sólo queda una solución: reducir la demanda de agua. En España en torno al 80% del agua se destina a la agricultura, y seguir apostando por el aumento del regadío sin tener en cuenta otras opciones (solo en la cuenca del Ebro se pretende aumentar la superficie regada en casi medio millón de hectáreas) es un suicidio hídrico. Seguiremos trabajando para que las administraciones despierten ante la realidad, y dejen de hipotecar el futuro de todos.

Por Rafael Seiz, Programa de Aguas y Agricultura de WWF España.

Fuente: https://www.iagua.es/

 

Anuncios

EL PELIGRO QUE ACECHA AL PARQUE NATURAL DE DOÑANA


 

mapadescubre

WWF ha denunciado la situación peligrosa que vive el Parque Nacional de Doñana ante la UNESCO, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y Ramsar. Estos tres organismos internacionales visitaron hace tres años el parque para comprobar in situ cuál era su situación. Entonces recomendaron llevar a cabo 18 medidas para asegurar el futuro del primer humedal español que pasó a formar parte de la lista Ramsar. En la actualidad solo se han puesto en marcha dos de esas medidas. Tampoco se han puesto en marcha las peticiones que la UNESCO hizo en 2013 sobre el río Guadalquivir, que baña el parque, la sobreexplotación del acuífero y los proyectos gasísticos. Los problemas, anuncian WWF, no solo no se solucionan, sino que van en aumento por la pasividad del Gobierno Central y de la Junta de Andalucía.

Las amenazas que ponen en riesgo el espacio natural son múltiples, como el dragado del río Guadalquivir, la sobreexplotación del acuífero y el robo de agua o los proyectos gasísticos. Y no son pocos estos proyectos. La empresa Petroleum Oíl & Gas España S.A (filial de Gas Natural Fenosa) tiene previsto la instalación de todos los equipos necesarios para llevar a cabo una explotación de almacenamiento de gas subterráneo. Este proyecto se encuentra paralizado por los recientes problemas sísmicos en las costas de Castellón y Tarragona, donde se lleva a cabo una actividad similar. Además, esta misma empresa quiere realizar una investigación y extracción de gas mediante perforación de sondeos y ampliar gasoductos de conexión de instalaciones y perforaciones. El pasado mes de enero, el Gobierno dio el visto bueno al proyecto, que no cuenta con un estudio de riesgos sísmicos a pesar de que el Instituto Geológico y Minero lo consideraba necesario. Se contempla la construcción de un gasoducto de más de 18 Km y mayor diámetro que el actual. El nuevo iría en paralelo al viejo y rodeando la frontera del parque. Como dato de interés, el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana estaba presidido hasta el pasado mes de diciembre por el ex Presidente del Gobierno Felipe González, que sustituía al biólogo Ginés Morata. Felipe González, que solo acudió a dos de los cinco pleno celebrados y a ninguna reunión sobre el proyecto de gas, es consejero de Gas Natural. Los ecologistas, que se han opuesto desde el primer momento al proyecto, esperan que este sea paralizado por la UE.

14805929755199

El estuario del Guadalquivir presenta alteraciones debido a la necesidad de dragar el río para el acceso de buques al puerto de Sevilla. Esto supone varios problemas. Uno es que el paso de grandes barcos genera un oleaje que afecta a las orillas. Estas han retrocedido entre 10 y 30 metros en los últimos 50 años, al menos en los márgenes del río que están dentro del parque. Los buques sueltan en el río aguas de lastre procedentes de otras partes del planeta que llevan consigo especies exóticas que, en ocasiones, acaban siendo invasoras. El gran tránsito, los combustibles, las especies invasoras y el cambio en la dinámica normal del agua y los sedimentos del río afectan al estuario e implica la pérdida de biodiversidad en el mismo.

La cosa no acaba aquí, lamentablemente. Otro problema que requiere solución es la sobreexplotación de los recursos hídricos. En la zona noroeste del parque se ha dado en los últimos años un importante aumento en el número de cultivos, principalmente de fresa. Se cree que hay unas 6.000 ha bajo el plástico de los invernaderos. Según WWF, un tercio están colocados en montes públicos. Estos cultivos son regados con agua extraída del acuífero, en muchas ocasiones de forma ilegal. Se calcula que hay cerca de 1.000 pozos ilegales. El Gobierno aprobó en octubre un trasvase para intentar solucionar el problema, aunque esto no deja de ser una medida provisional. La Junta de Andalucía tiene previsto aprobar en los próximos meses un plan para poner orden a la agricultura del lugar. Además del peligro de la disminución del nivel del acuífero, los cultivos llevan otro serio problema implícito: la desaparición de los bosques naturales para la creación de cultivos afecta de forma directa a la población de lince ibérico que tiene en esos montes su hogar.

También hay que recordar el problema más grave al que se ha enfrentado el Parque Nacional de Doñana, uno de los más graves del país: el desastre de Aznalcóllar. El 25 de abril de 1998 se rompió una balsa de la empresa sueca Boliden-Apirsa que contenía residuos de metales pesados. El vertido afectó a 4.634 ha de la provincia de Sevilla. Se construyeron diques para evitar el avance de los vertidos hacia el parque, desviándolos al Guadalquivir, pero se dio una alta contaminación de los terrenos (contaminados de forma indefinida), a pesar de las acciones de limpieza de la Junta, que se encargó de la limpieza del 72,5% de la superficie afectada. El Ministerio de Medio Ambiente se encargó del 7,4% y la empresa del 20,1%. La junta de Andalucía reclama 89,8 millones de euros a la empresa sueca por los gastos de limpieza y restauración (gastó en total más de 167 millones). El Gobierno del estado pide también 43,7 millones de euros. La empresa a día de hoy no ha pagado nada y no tiene intención de hacerlo, según han declarado.

Afortunadamente, también hay buenas noticias y es que gracias a la presión de colectivos ecologistas y de ciudadanos se ha conseguido parar un proyecto altamente contaminante y de mucho impacto: la refinería y el oleoducto Balboa. El oleoducto habría tenido una longitud de más de 200 Km, habría multiplicado la presencia de petroleros en las costas de Huelva y aumentado el riesgo de mareas negras y habría supuesto la emisión de 1,5 millones de toneladas de CO2.

“Durante demasiado tiempo, en Doñana las autoridades españolas y andaluzas han ignorado la ciencia, las leyes europeas, las decisiones de Unesco y las demandas de la sociedad civil”, ha asegurado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo que insiste en que la inacción está abocando a Doñana a la lista de Patrimonio Mundial en peligro.

El informe de WWF denuncia que los niveles del acuífero que da vida al humedal no dejan de caer por el uso ilegal e insostenible de agua, y su declive está afectando a los valores naturales que hacen de Doñana un espacio único en Europa, como las lagunas dunares. Igualmente, señala que especies amenazadas de aves o insectos, asociadas a unos ecosistemas en buen estado, también se están reduciendo y que otros como el conejo, presa principal del lince ibérico, casi ha desaparecido.

Aún hay solución

El Comité de Patrimonio Mundial, compuesto por 21 países, decidirá sobre Doñana en su próxima reunión, prevista para julio de 2017. El Comité debe enviar un “mensaje claro y contundente” al Gobierno y a la Junta de Andalucía para que eliminen las amenazas del entorno de Doñana y eviten la inscripción en la lista negra de Unesco”.

14805934096584

“Estamos a tiempo de preservar la asombrosa biodiversidad de Doñana y todos los beneficios que supone para la zona y para toda la Humanidad, pero sólo si actuamos de una vez por todas ante su degradación”, ha alentado.

Doñana es el humedal más importante para las aves migratorias de Europa, y acoge más de 4.000 especies de plantas y animales, entre ellas el felino más amenazado del planeta, el lince ibérico. El parque contribuye al bienestar de los 200.000 habitantes de su entorno, y de su buen estado dependen sectores como la pesca o la agricultura.

Fuente: WWF

Anteriores Entradas antiguas

Comentarios recientes

Jose Antonio Chaves… en ECOALDEAS EN ESPAÑA
Jose Antonio Chaves… en ECOALDEAS EN ESPAÑA
felipe en Los mapas que demuestran que E…
Gregorio Ros en Los mapas que demuestran que E…
José en Los mapas que demuestran que E…

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: