30 AÑOS CONTRA LA CONSTRUCCIÓN DE UN EMBALSE EN EL RIO GÁLLEGO


La sentencia de la Audiencia Nacional deja el proyecto del embalse de Biscarrués en papel mojado

Ecologistas en Acción. 12 de julio. También publicado en:  Aragón, Huesca

     Los colectivos que recurrieron la aprobación del proyecto de Biscarrués (la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF) reclaman su paralización definitiva

     La Audiencia acredita el incumplimiento de la Directiva Marco del Agua en este caso, un argumento que puede afectar a otros proyectos en curso.

     El Gobierno de España y de Aragón han de aprovechar esta oportunidad para trabajar en una política de aguas centrada en proteger, y no en deteriorar, los ríos y ecosistemas acuáticos.

     El proyecto de Biscarrués, que pretende levantar una presa y un embalse que alteraría la ecología del río Gállego, afluente del Ebro, ya es papel mojado. En una sentencia notificada ayer, la Audiencia Nacional tumba el anteproyecto y la declaración de impacto ambiental que sustenta la construcción de esta infraestructura hidráulica en la provincia de Huesca, actualmente en trámite de información pública.

     Así lo estiman los colectivos que recurrieron el embalse de Biscarrués ante la Justicia: la coordinadora Biscuarrués-Mallos de Riglos, los ayuntamientos de Biscarrués, Murillo de Gállego y Santa Eulalia de Gállego, y las organizaciones WWF, SEO/BirdLife, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra. El de Biscarrués ha sido el primer caso en el que se personaban conjuntamente estas cinco organizaciones ecologistas.

     El principal argumento esgrimido por la Audiencia Nacional es que, con este proyecto, el Gobierno de España incumple la Directiva Marco de Agua. Esta norma comunitaria, de aplicación en nuestro país desde el año 2000, obliga a prevenir el deterioro de todas las masas de agua de la Unión Europea y a mejorar su estado. A juicio del tribunal, esto no sucedería si se construye Biscarrués, ya que el río Gállego se vería modificado significativamente al dejar de ser un sistema de agua corriente para convertirse en un depósito.

     Es más: la Audiencia Nacional afea al Estado español que, cuando se aprobó el anteproyecto de Biscarrués en 2012, nuestro país ya había incumplido la Directiva Marco del Agua al no haber aprobado en 2009 todos sus planes hidrológicos y, entre ellos, el del Ebro.

     En opinión de los demandantes, la acreditación de que el Estado incumple con la citada directiva es especialmente relevante, no solo porque es ejemplarizante, sino porque sienta un precedente y puede tener implicaciones sobre otros proyectos en curso. Es el caso, por ejemplo, de los planes para construir los embalses de Valcuerna y Almudévar, que son mencionados en la sentencia. También el de Mularroya. Los dos últimos ya han sido recurridos ante los tribunales.

     La Directiva Marco del Agua establece, en su artículo 4.7, condiciones estrictas para acometer, de forma excepciona, proyectos que alteren las masas de agua. Según la Audiencia Nacional, estas condiciones no se cumplen en este caso.

     En concreto, el tribunal cita que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), trámite imprescindible en estos casos, no contiene todos los estudios y evaluaciones necesarios para ello. Asimismo, estos estudios deben presentarse antes de iniciar las obras, y no después, tal y como se pretendía. De lo contrario, la DIA carecería de toda utilidad. Y, además, la sentencia señala que los argumentos no pueden formularse en abstracto: el proyecto de Biscarrués aludía a un “interés público superior” que no estaba soportado por un análisis detallado y específico. Este interés, por tanto, no está acreditado en el marco de las normativas vigentes.

     La sentencia también señala que no se ha presentado un informe de viabilidad económica, técnica, social y ambiental, ni tampoco un estudio específico de recuperación de costes. Ambos trámites son obligatorios en aplicación de la Ley de Aguas.

Triunfo de la sociedad civil

     Tras esta excelente noticia, que es un triunfo de la sociedad civil aragonesa, tanto Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF y SEO/BirdLife como la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, solicitan al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y a Riegos del Alto Aragón, empresa que impulsa el proyecto, que no recurran esta sentencia y que entierren Biscarrués definitivamente. Todos los colectivos presentarán alegaciones al proyecto, en trámite de información pública, argumentando lo que ya ha probado la Audiencia Nacional.

     En opinión de los recurrentes, el Gobierno de España y el Ejecutivo aragonés, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, han de aprovechar esta oportunidad para trabajar en una política de aguas centrada en proteger, y no en deteriorar, los ríos y ecosistemas acuáticos. Es el camino más acertado para asegurar el futuro de los servicios que nos aportan estos hábitats. En este punto, los colectivos ponen en cuestión el papel y el trabajo de la Confederación Hidrográfica del Ebro, que debería tener a la Directiva Marco del Agua como referente jurídico a la hora de realizar cualquier actuación,en lugar de vulnerarla.

     Los pueblos del río Gállego han demostrado que se puede crear economía sostenible basada en el respeto a su medio natural y, con este fallo judicial, se abre un camino para quien verdaderamente quiera apostar por un modelo económico sostenible en el tiempo y que respete las normativas europeas. Es tiempo de que las gentes de la comarca de Galliguera, la zona afectada por el proyecto, consoliden su apuesta por un desarrollo sostenible ligado al río. Trabajar en positivo por esta tierra beneficia a todo Aragón.

     Los recurrentes solicitan a los poderes políticos que no se plantee ningún proyecto más en la cuenca del río Gállego puesto que podría incurrir en una nueva ilegalidad; que no se utilice el poder ejecutivo y legislativo para cambiar las leyes o las características de la presa y saltarse así el fallo judicial, como ya se hizo en el pantano de Mularroya; y que el presupuesto asignado al pantano de Biscarrués sea destinado a la descontaminación del río Gállego, algo que, además de ser una obligación legal, beneficiaría a toda la cuenca y a los usuarios del agua del río en Monegros.

Desmanes en el Rio Gállego

     El Gállego, río emblemático de Aragón y de la cuenca del Ebro, es un ejemplo paradigmático de los males crónicos que padecen muchos ríos españoles, sometidos a todo tipo de presiones y privados de su carácter natural. En sus menos de 200 kilómetros, reúne un rosario de abusos ambientales, obras innecesarias o mal proyectadas y decisiones de gestión irresponsables que han degradado su valor ambiental y han privado a la sociedad de un bien común de gran valor.
     Son obviadas la planificación a largo plazo y el cumplimiento de las normativas de la UE, y también se ignoran los pilares de la sostenibilidad: el social, el económico y el ambiental. El mejor ejemplo de esta política es la proyección del embalse Biscarrués, ideado hace casi 40 años y con un presupuesto que superaría los 125 millones de euros. La finalidad oficial de la presa es laminar las avenidas del río Gállego y atender las demandas de riego de los cultivos de Riegos del Alto Aragón, el mayor regadío de Europa occidental, con 174.000 hectáreas. 
     El agua está destinada a regar parte del enclave natural estepario más importante de Europa, los Monegros, lo que implicaría la transformación de zonas de secanos de alto valor ecológico en regadíos con el agua embalsada en Biscarrués. Afectaría a hábitats y especies en clara regresión como el sisón o el cernícalo primilla, cuyas poblaciones han descendido un 50 % en los últimos 10 años.

     Ese muro tendrá también otros efectos. Entre los más perjudiciales se encuentra el de anegar kilómetros de río que, desde hace más de dos décadas, permiten ganarse la vida a varios centenares de familias gracias a los deportes de aventura y que ha conseguido frenar la despoblación demográfica que sufre esta zona del alto Aragón. De hecho, en la comarca de la Galliguera se dan casi un tercio de las actividades de turismo activo que se desarrollan en la comunidad autónoma.
     El embalse de Biscarrués, afectaría a especies en peligro de extinción como el milano real o el cangrejo autóctono. También modificaría el paisaje, deteriorando de forma irreversible el Monumento Natural de los Mallos de Riglos, Agüero y Peña Arrueba

ECOALDEAS EN ESPAÑA


Las ecoaldeas son aldeas ecológicas, pero la intuición no sirve para mucho más que para llegar hasta este punto, imaginar que son una especie de caseríos o pequeños pueblos en los que se lleva una vida armónica con el medio ambiente.

¿Pero, es exactamente esto?, más allá de esta primera aproximación de sentido común. Porque, entre otras cosas, el concepto de ecoaldea implica tanto aspectos relacionados con las tecnologías renovables como una filosofía vital distinta a la imperante, que apuesta por un estilo de vida diferente, auténtico y respetuoso con el entorno.


Las ecoaldeas y la permacultura

Hablar de una ecoaldea es necesariamente hablar de permacultura. Si la ecoaldea es sinónimo de una forma de vida alternativa y sostenible, de una comunidad solidaria que busca la autosuficiencia energética y alimentaria, la permacultura tiene que ver con ecosistemas agrícolas y hábitats sostenibles, integrando desde la producción agrícola hasta el espacio de vida, el paisaje, el reciclaje, la reutilización, los métodos de obtención de energía…

En realidad, en ambos casos se busca trascender la sostenibilidad para alcancar un resultado positivo, de productividad y reducción de polución, buscando, por ejemplo, una huella de carbono negativa y un superávit en generación de energía o en agricultura.
De hecho, puede decirse que la permacultura es el modus operandi, el alma o teoría básica de la vida en la ecoaldea, si bien cada una tendrá su idiosincrasia particular en función de un sinfín de factores.

Son muchas las piezas que han de encajar en ese ecosistema que se crea a partir de un asentamiento humano que busca encajar de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente los aspectos claves para la vida. Ese decir, idealmente dentro de ella el individuo ha de encontrar cubiertas sus necesidades vitales diarias, desde un hogar, el estudio y el trabajo hasta el ocio, la alimentación, la energía y demás. Salvo el uso de hospitales y otros servicios como el transporte de largas distancias, pongamos por caso.

Una salida a la crisis

En los últimos años, coincidiendo con el periodo de crisis económica, la opción de la ecoaldea ha recibido un importante impulso. Sin embargo, puede significar una tendencia pasajera, si bien hay otra tendencia de fondo que empuja a nivel mundial, y que no deja de crecer. Ese empuje imparable que lo ecológico está experimentando, por lo tanto, podría explicar también parte de su éxito.
Es así que la vida en una ecoaldea puede responder tanto al deseo de encontrar una salida a la falta de trabajo como a una opción que busca una alternativa a la vida urbana y a su pobre calidad de vida, alejada de la naturaleza y dominada por el absorbente consumismo.

Apostar por un mundo mejor

Fundar una ecoaldea o sumarse a ella, qué duda cabe, tiene un importante componente idealista. No se trata solo de dejar atrás la vida en la ciudad, su contaminación, gastos, la dependencia energética o la alimentación basada en la agricultura tradicional y las granjas industriales.
Llevar una vida cercana a la naturaleza, de forma responsable, es una forma de vida que nos da mucho más que una autonomía y salud. Se trata, en suma, de conquistar esa individualidad tan valiosa que nos acerque a un mundo mejor, equitativo, solidario y ecológico, en el que no se confundan valor y precio.

Mucha gente soñamos con dejar atrás la ciudad e irnos a vivir al campo en busca de una vida más auténtica y relajada. Pero dar ese paso no es tarea fácil, y una vez dado es posible que te lleves un buen chasco al darte cuenta de que tenías muy idealizada ese tipo de vida y que lo tuyo no es el azadón. Por eso no hay que tomar las cosas a la ligera y es conveniente contar con la máxima información posible antes de tomar cualquier decisión que pudiera ser irreversible. Una buena idea que proponemos es conocer el asunto de primera mano, in situ, con el fin de poder valorar si realmente estamos hechos para el entorno rural. Porque en internet no están todas las respuestas. Para ello sería importante tener un listado con todas las ecoaldeas en España, para poder programar una visita a una o varias de ellas. Ese trabajo ya lo han hecho en la web ecologista ideasverdes, así que aquí os dejamos el enlace correspondiente:

Dónde encontrar ecoaldeas en España

Fuentes: Ecología Verde, Ideas Verdes, Sindinero.org

Ecoagroconstrucción

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Contacta por correo: ecoagroconstruccion@outlook.com - ecoagroconstruccion@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: